Cultivo de tomate de árbol en casa: pasos y consejos para el éxito

Índice de Contenido
  1. Elije una variedad de tomate de árbol adecuada para cultivar en casa
  2. Prepara un suelo rico en nutrientes y bien drenado para sembrar las semillas o plantas de tomate de árbol
    1. Siembra las semillas o plántulas de tomate de árbol
    2. Proporciona las condiciones adecuadas de luz y temperatura
  3. Siembra las semillas o trasplanta las plántulas de tomate de árbol en macetas o en el jardín
    1. Semillas de tomate de árbol
    2. Trasplante de plántulas de tomate de árbol
  4. Proporciona suficiente luz solar directa para que las plantas de tomate de árbol crezcan de manera saludable
  5. Riega regularmente pero evita el exceso de agua, ya que el tomate de árbol prefiere un suelo ligeramente húmedo
  6. Aplica fertilizante orgánico cada dos semanas para fomentar un crecimiento vigoroso de las plantas de tomate de árbol
  7. Realiza podas regulares para mantener la forma y controlar el tamaño de las plantas de tomate de árbol
    1. Pasos para realizar la poda de tomate de árbol:
  8. Protege las plantas de tomate de árbol de posibles plagas y enfermedades mediante el uso de productos naturales o medidas preventivas
    1. Productos naturales para controlar plagas y enfermedades
    2. Medidas preventivas para evitar plagas y enfermedades
  9. Recolecta los frutos de tomate de árbol cuando estén maduros y disfruta de su sabor y beneficios nutricionales
    1. Pasos para el cultivo de tomate de árbol en casa
    2. Consejos para el éxito en el cultivo de tomate de árbol
  10. Si deseas cultivar tomate de árbol de forma continua, puedes guardar semillas de los frutos maduros y utilizarlas para futuras siembras
  11. Preguntas frecuentes

El tomate de árbol es una fruta tropical que se caracteriza por su sabor agridulce y por ser rico en nutrientes. Es originario de América del Sur y se ha vuelto muy popular en la cocina debido a sus propiedades saludables y versatilidad en preparaciones. Si quieres disfrutar de tomates de árbol frescos y cultivados en casa, en este artículo te daremos algunos consejos para lograrlo con éxito.

En este artículo aprenderás:

- Los pasos necesarios para cultivar tomate de árbol en casa.

- Los cuidados y condiciones óptimas para su crecimiento.

- Cómo cosechar y disfrutar de tus propios tomates de árbol frescos.

Elije una variedad de tomate de árbol adecuada para cultivar en casa

El primer paso para cultivar tomate de árbol en casa es elegir una variedad adecuada. Existen diferentes tipos de tomate de árbol, así que es importante seleccionar uno que se adapte a las condiciones de tu hogar.

Algunas variedades populares de tomate de árbol para cultivo en casa incluyen:

  • Tomate de árbol rojo: Esta variedad produce frutos de color rojo intenso y tiene un sabor dulce y ligeramente ácido.
  • Tomate de árbol amarillo: Esta variedad tiene frutos de color amarillo y un sabor más suave que el tomate de árbol rojo.
  • Tomate de árbol morado: Esta variedad tiene frutos de color morado oscuro y un sabor más dulce que otras variedades.

Una vez que hayas elegido la variedad de tomate de árbol que deseas cultivar, es importante obtener semillas de calidad. Puedes conseguirlas en tiendas de jardinería o en línea.

Recuerda que el tomate de árbol es una planta tropical, por lo que necesita temperaturas cálidas para crecer adecuadamente. Si vives en una zona con inviernos fríos, es posible que debas cultivarlo en macetas y moverlo al interior durante los meses más fríos.

Prepara un suelo rico en nutrientes y bien drenado para sembrar las semillas o plantas de tomate de árbol

El primer paso para cultivar tomate de árbol en casa es preparar un suelo adecuado. Este tipo de tomate requiere un suelo rico en nutrientes y bien drenado para crecer de manera óptima. Puedes comenzar preparando la tierra en una maceta o en un espacio del jardín.

Para lograr un suelo rico en nutrientes, puedes mezclar tierra de jardín con compost o abono orgánico. Asegúrate de que la mezcla esté bien homogénea para que todas las plantas tengan acceso a los nutrientes de manera equilibrada.

El buen drenaje es esencial para evitar el encharcamiento de las raíces y prevenir enfermedades. Para lograrlo, puedes añadir arena gruesa o perlita a la mezcla de tierra. Esto ayudará a que el agua se escurra de manera adecuada y evite problemas de pudrición en las raíces.

Siembra las semillas o plántulas de tomate de árbol

Una vez que tengas el suelo preparado, es el momento de sembrar las semillas o plantas de tomate de árbol. Si decides sembrar las semillas, debes hacerlo en un semillero o en macetas pequeñas. Asegúrate de cubrir las semillas con una fina capa de tierra y mantener el suelo húmedo hasta que germinen.

Si optas por utilizar plántulas, puedes adquirirlas en un vivero especializado o germinar tus propias semillas previamente. Al transplantar las plántulas, procura no dañar las raíces y colócalas en el suelo preparado, dejando suficiente espacio entre ellas para su crecimiento.

  • Siembra las semillas o plántulas a una profundidad de aproximadamente 1-2 centímetros.
  • Asegúrate de mantener el suelo húmedo, pero evita el exceso de riego.
  • Coloca las semillas o plántulas a una distancia de al menos 60 centímetros entre sí para permitir un adecuado desarrollo de las plantas.

Proporciona las condiciones adecuadas de luz y temperatura

El tomate de árbol requiere de al menos 6 horas de luz solar directa al día para crecer de manera saludable. Ubica tu plantación en un lugar soleado de tu hogar o jardín para asegurar un buen crecimiento.

En cuanto a la temperatura, el tomate de árbol es una planta tropical que prefiere climas cálidos. La temperatura ideal para su desarrollo oscila entre los 20 y 30 grados Celsius. Evita exponer las plantas a temperaturas extremas, ya que esto puede afectar su crecimiento y producción de frutos.

Recuerda proteger tus plantas de posibles heladas o cambios bruscos de temperatura. Si vives en una zona con inviernos muy fríos, considera cultivar el tomate de árbol en macetas para poder trasladarlo a un lugar protegido cuando sea necesario.

Sigue estos pasos y consejos para tener un cultivo exitoso de tomate de árbol en casa. ¡Disfruta de tus propios frutos frescos y sabrosos!

Siembra las semillas o trasplanta las plántulas de tomate de árbol en macetas o en el jardín

El cultivo de tomate de árbol en casa puede ser una experiencia gratificante y deliciosa. Ya sea que decidas sembrar las semillas o trasplantar las plántulas, es importante asegurarte de brindar las condiciones adecuadas para su crecimiento saludable.

Semillas de tomate de árbol

Si optas por sembrar las semillas de tomate de árbol, el primer paso es seleccionar semillas de buena calidad. Puedes adquirirlas en un vivero o utilizar semillas recolectadas de frutos maduros y saludables. Asegúrate de lavar bien las semillas antes de sembrarlas para eliminar cualquier residuo de pulpa.

Prepara una maceta con tierra de buena calidad, preferiblemente una mezcla de tierra para macetas y compost. Haz un pequeño agujero en la tierra, de aproximadamente 1 cm de profundidad, y coloca una semilla en cada agujero. Cubre las semillas con tierra y riégala suavemente.

Coloca la maceta en un lugar cálido y luminoso, pero evita la exposición directa al sol. Mantén la tierra húmeda pero no empapada, asegurándote de regar con moderación para evitar el encharcamiento.

Relacionado:Diferencias entre el pepino inglés y común: características y usosDiferencias entre el pepino inglés y común: características y usos

Trasplante de plántulas de tomate de árbol

Si prefieres trasplantar plántulas de tomate de árbol, puedes adquirirlas en un vivero o germinar tus propias semillas y luego trasplantarlas. Las plántulas deben tener al menos 6-8 hojas verdaderas antes de ser trasplantadas.

Antes de trasplantar, prepara el suelo en el jardín o en una maceta más grande. Asegúrate de que el suelo esté suelto y bien drenado, enriquecido con compost si es necesario. Haz un agujero lo suficientemente grande para acomodar la plántula sin dañar las raíces.

Coloca la plántula en el agujero y cubre las raíces con tierra. Asegúrate de que la planta esté nivelada y firme en el suelo. Riega abundantemente después de trasplantar para ayudar a establecer las raíces.

Mantén las plántulas o las semillas recién sembradas en un lugar protegido de fuertes vientos y heladas. A medida que las plántulas crezcan, podrás ir adaptándolas gradualmente a las condiciones exteriores.

Recuerda regar regularmente, proporcionar luz solar adecuada y proteger las plantas de plagas y enfermedades. Con los cuidados adecuados, podrás disfrutar de una cosecha de tomate de árbol fresco y delicioso en tu hogar.

Proporciona suficiente luz solar directa para que las plantas de tomate de árbol crezcan de manera saludable

Para asegurar el éxito en el cultivo de tomate de árbol en casa, es fundamental proporcionar a las plantas suficiente luz solar directa. Estas plantas requieren al menos 6 horas diarias de sol para crecer de manera saludable y producir frutos de calidad.

Ubica tus macetas o contenedores en un lugar soleado, como un patio o balcón que reciba luz solar directa durante la mayor parte del día. Si no cuentas con un espacio al aire libre, puedes optar por colocar tus plantas cerca de una ventana que reciba una buena cantidad de luz solar.

Recuerda que la luz solar es esencial para que las plantas realicen la fotosíntesis, un proceso vital para su crecimiento y desarrollo. Además, la exposición directa al sol ayuda a fortalecer los tallos y hojas, lo cual es especialmente importante en el caso del tomate de árbol, que tiende a tener tallos largos y delgados.

Si no puedes proporcionar suficiente luz solar directa, considera la posibilidad de utilizar luces de cultivo artificial, que imitan la luz solar y pueden ser una excelente alternativa para cultivar tomate de árbol en interiores.

Recuerda que, en general, mientras más luz solar reciban tus plantas, mejor será su crecimiento y mayor será la producción de frutos.

Riega regularmente pero evita el exceso de agua, ya que el tomate de árbol prefiere un suelo ligeramente húmedo

El riego adecuado es crucial para el éxito del cultivo de tomate de árbol en casa. Asegúrate de regar regularmente, pero evita el exceso de agua, ya que el tomate de árbol prefiere un suelo ligeramente húmedo. El exceso de agua puede provocar el desarrollo de enfermedades fúngicas y pudrición de las raíces.

Aplica fertilizante orgánico cada dos semanas para fomentar un crecimiento vigoroso de las plantas de tomate de árbol

El cultivo de tomate de árbol en casa puede ser una experiencia gratificante y deliciosa. Con sus frutos jugosos y llenos de sabor, esta planta es una excelente adición a cualquier jardín o huerto casero. Sin embargo, para lograr un crecimiento exitoso de las plantas de tomate de árbol, es importante proporcionarles los nutrientes adecuados.

Una forma de hacerlo es aplicando fertilizante orgánico cada dos semanas. El uso de fertilizantes orgánicos es beneficioso tanto para las plantas como para el medio ambiente. Estos fertilizantes están compuestos de materiales naturales, como estiércol compostado, que liberan nutrientes de manera lenta y constante, proporcionando un suministro continuo de nutrientes para las plantas.

La aplicación regular de fertilizante orgánico ayudará a fomentar un crecimiento vigoroso de las plantas de tomate de árbol. Los nutrientes adicionales promoverán el desarrollo de hojas verdes y saludables, así como la formación de flores y frutos. Además, al proporcionar nutrientes de manera equilibrada, el fertilizante orgánico ayudará a prevenir deficiencias nutricionales y problemas de crecimiento.

Para aplicar el fertilizante orgánico, puedes seguir estos pasos:

  1. Prepara el fertilizante: Mezcla el fertilizante orgánico de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Asegúrate de seguir las indicaciones de la cantidad recomendada para las plantas de tomate de árbol.
  2. Riega las plantas: Antes de aplicar el fertilizante, riega las plantas de tomate de árbol para asegurarte de que el suelo esté húmedo. Esto ayudará a que las raíces absorban mejor los nutrientes.
  3. Aplica el fertilizante: Esparce el fertilizante alrededor de la base de las plantas, evitando que entre en contacto directo con las hojas o los tallos. Puedes utilizar una pequeña pala de jardín o tus manos para distribuir el fertilizante de manera uniforme.
  4. Riega nuevamente: Después de aplicar el fertilizante, riega las plantas nuevamente para asegurarte de que los nutrientes se mezclen con el suelo y lleguen a las raíces.

Recuerda repetir este proceso cada dos semanas durante toda la temporada de crecimiento de las plantas de tomate de árbol. Esto garantizará un suministro constante de nutrientes y promoverá un crecimiento saludable y productivo.

Aplicar fertilizante orgánico cada dos semanas es esencial para fomentar un crecimiento vigoroso de las plantas de tomate de árbol. Sigue estos pasos y verás cómo tus plantas prosperan y te recompensan con deliciosos frutos.

Realiza podas regulares para mantener la forma y controlar el tamaño de las plantas de tomate de árbol

Una de las técnicas más importantes que debes tener en cuenta al cultivar tomate de árbol en casa es realizar podas regulares. Estas podas te permitirán mantener la forma de la planta y controlar su tamaño.

La poda consiste en cortar las ramas o brotes laterales que están creciendo de manera descontrolada o que están obstruyendo la luz solar. Esto ayudará a que la planta se mantenga saludable y produzca frutos de mejor calidad.

Para realizar la poda, necesitarás unas tijeras de podar o unas tijeras de jardín afiladas. Antes de comenzar, asegúrate de desinfectar las herramientas para evitar la propagación de enfermedades.

Pasos para realizar la poda de tomate de árbol:

  1. Identifica las ramas o brotes laterales que están creciendo de manera descontrolada o que están obstruyendo la luz solar.
  2. Con las tijeras, corta las ramas o brotes laterales lo más cerca posible del tallo principal.
  3. Elimina también las ramas o brotes que estén débiles o enfermos.
  4. Si la planta tiene ramas que están creciendo en direcciones opuestas, puedes cortar una de ellas para favorecer un crecimiento más equilibrado.

Recuerda que es importante no podar en exceso, ya que esto puede debilitar la planta y afectar su producción de frutos. Por lo general, se recomienda realizar la poda cada 2 o 3 meses, dependiendo del crecimiento de la planta.

Además de mantener la forma de la planta, la poda también te permitirá controlar el tamaño de las plantas de tomate de árbol. Si tienes un espacio limitado en tu jardín o en tu hogar, puedes podar las ramas que estén creciendo hacia los lados o hacia arriba para evitar que la planta se vuelva demasiado grande.

Relacionado:Deliciosas recetas de pimientos morrones rellenosDeliciosas recetas de pimientos morrones rellenos

Realizar podas regulares es clave para el éxito en el cultivo de tomate de árbol en casa. Sigue los pasos mencionados anteriormente y verás cómo tu planta se mantiene saludable y produce frutos deliciosos.

Protege las plantas de tomate de árbol de posibles plagas y enfermedades mediante el uso de productos naturales o medidas preventivas

El cultivo de tomate de árbol en casa puede ser una experiencia gratificante, pero también requiere de cuidados y atenciones especiales para asegurar su éxito. Una de las preocupaciones más comunes al cultivar tomate de árbol en casa es la posibilidad de plagas y enfermedades que pueden afectar a las plantas. Afortunadamente, existen diversas medidas que se pueden tomar para proteger las plantas de tomate de árbol de estos problemas.

Productos naturales para controlar plagas y enfermedades

Una opción es utilizar productos naturales para controlar plagas y enfermedades en las plantas de tomate de árbol. Algunos de estos productos incluyen:

  • Extracto de ajo: El ajo es conocido por sus propiedades repelentes de insectos y puede utilizarse para controlar plagas como pulgones y ácaros. Para preparar un spray de extracto de ajo, simplemente machaca algunos dientes de ajo y mézclalos con agua. Luego, rocía esta solución sobre las plantas afectadas.
  • Jabón insecticida: El jabón insecticida es una opción segura y efectiva para controlar una amplia variedad de insectos. Puedes mezclar unas gotas de jabón líquido para platos en agua y rociar esta solución sobre las plantas afectadas.
  • Infusión de ortiga: La ortiga es conocida por su capacidad para repeler insectos y fortalecer las plantas. Para preparar una infusión de ortiga, simplemente hierve hojas de ortiga en agua durante unos minutos. Luego, deja enfriar la solución y rocíala sobre las plantas.

Medidas preventivas para evitar plagas y enfermedades

Además de utilizar productos naturales, también es importante tomar medidas preventivas para evitar plagas y enfermedades en las plantas de tomate de árbol. Algunas de estas medidas incluyen:

  1. Mantener una buena higiene: Limpia regularmente el área de cultivo, eliminando hojas y frutas caídas, así como restos de plantas muertas. Esto ayudará a prevenir la aparición de enfermedades.
  2. Rotación de cultivos: Evita plantar tomate de árbol en el mismo lugar año tras año. La rotación de cultivos ayuda a prevenir la acumulación de patógenos en el suelo.
  3. Utilizar variedades resistentes: Al elegir las semillas de tomate de árbol, opta por variedades que sean resistentes a enfermedades comunes. Esto reducirá la probabilidad de que las plantas se vean afectadas.

Proteger las plantas de tomate de árbol de posibles plagas y enfermedades es fundamental para asegurar un cultivo exitoso en casa. Ya sea utilizando productos naturales o adoptando medidas preventivas, es posible mantener las plantas sanas y libres de problemas. Con un poco de atención y cuidado, podrás disfrutar de tus propios tomates de árbol frescos y deliciosos.

Recolecta los frutos de tomate de árbol cuando estén maduros y disfruta de su sabor y beneficios nutricionales

El tomate de árbol es una planta originaria de América del Sur que se caracteriza por sus frutos de forma ovalada y color naranja. Su sabor dulce y ligeramente ácido lo convierte en un ingrediente perfecto para ensaladas, jugos y postres. Si estás interesado en cultivar tomate de árbol en casa, estás en el lugar correcto.

Pasos para el cultivo de tomate de árbol en casa

  • Paso 1: Elige una ubicación adecuada: El tomate de árbol requiere de al menos 6 horas de luz solar directa al día. Busca un lugar en tu jardín o terraza que reciba suficiente luz.
  • Paso 2: Prepara el suelo: Asegúrate de que el suelo esté bien drenado y rico en materia orgánica. Puedes agregar compost o estiércol al suelo para mejorar su calidad.
  • Paso 3: Siembra las semillas: Coloca las semillas de tomate de árbol en una maceta o directamente en la tierra, a una profundidad de aproximadamente 1 cm. Cubre las semillas con tierra y riega suavemente.
  • Paso 4: Cuida las plántulas: Mantén el suelo húmedo pero no encharcado. A medida que las plántulas crezcan, podrás trasplantarlas a macetas más grandes o al suelo, dejando al menos 60 cm de distancia entre cada planta.
  • Paso 5: Proporciona soporte: A medida que las plantas de tomate de árbol crezcan, necesitarán soporte para evitar que se caigan. Puedes utilizar estacas o jaulas de tomate para mantenerlas erguidas.
  • Paso 6: Riega y fertiliza regularmente: El tomate de árbol necesita un riego constante para mantener el suelo húmedo. Además, puedes fertilizar las plantas cada 2-3 semanas con un fertilizante balanceado.
  • Paso 7: Controla las plagas y enfermedades: El tomate de árbol puede ser susceptible a plagas como los pulgones y enfermedades como el mildiú velloso. Utiliza insecticidas orgánicos y fungicidas para proteger tus plantas.
  • Paso 8: Espera la madurez de los frutos: Los tomates de árbol tardan aproximadamente 3-4 meses en madurar. Recolecta los frutos cuando estén completamente naranjas y firmes al tacto.

Consejos para el éxito en el cultivo de tomate de árbol

  1. Protege las plantas del viento fuerte: El tomate de árbol puede ser sensible al viento fuerte, por lo que es recomendable proteger las plantas con cercas o mallas para evitar daños.
  2. Poda las ramas inferiores: Para fomentar una mejor circulación de aire y prevenir enfermedades, puedes podar las ramas inferiores de las plantas de tomate de árbol.
  3. Realiza un riego uniforme: Evita el riego excesivo o insuficiente. Procura mantener un riego uniforme para evitar problemas de pudrición de raíces o falta de agua.
  4. Utiliza abono orgánico: En lugar de fertilizantes químicos, opta por abonos orgánicos como el compost o el estiércol para nutrir tus plantas de tomate de árbol de manera más natural.
  5. Monitorea regularmente las plantas: Observa tus plantas de tomate de árbol con frecuencia para detectar cualquier signo de plagas o enfermedades. Actúa rápidamente para evitar su propagación.

Siguiendo estos pasos y consejos, podrás cultivar tomate de árbol en casa de manera exitosa. Disfruta de tus propios frutos frescos y aprovecha todos sus beneficios para la salud. ¡Buen cultivo!

Si deseas cultivar tomate de árbol de forma continua, puedes guardar semillas de los frutos maduros y utilizarlas para futuras siembras

Si quieres tener un suministro constante de tomate de árbol en tu hogar, puedes guardar las semillas de los frutos maduros y utilizarlas para futuras siembras. Este proceso es bastante sencillo y te permitirá ahorrar dinero al no tener que comprar semillas cada vez que desees plantar esta deliciosa fruta.

Para comenzar, primero debes seleccionar los tomates de árbol más maduros y saludables de tu cosecha. Estos frutos deben estar completamente maduros, de color naranja o rojo intenso y sin signos de deterioro. Evita utilizar tomates de árbol verdes o que presenten manchas o magulladuras.

Una vez que hayas seleccionado los tomates de árbol adecuados, corta cada uno por la mitad y retira las semillas con una cuchara. Coloca las semillas en un recipiente con agua y déjalas reposar durante aproximadamente una hora. Esto ayudará a eliminar los restos de pulpa o cualquier sustancia pegajosa que pueda dificultar la germinación.

Luego, retira las semillas del agua y colócalas sobre una toalla de papel para que se sequen. Asegúrate de distribuirlas de manera uniforme para evitar que se peguen entre sí. Deja que las semillas se sequen durante unos días, preferiblemente en un lugar cálido y con buena ventilación.

Cuando las semillas estén completamente secas, guárdalas en un sobre de papel o en un recipiente hermético. Etiqueta el envase con la fecha de recolección y el tipo de semilla para que no las confundas en el futuro. Guarda las semillas en un lugar fresco y seco, alejadas de la luz directa del sol.

Para utilizar las semillas guardadas, simplemente siembra una o dos semillas por cada maceta o recipiente de cultivo. Asegúrate de utilizar un sustrato adecuado y mantenerlo húmedo pero no empapado. Coloca las macetas en un lugar cálido y luminoso, y en poco tiempo verás cómo las plantas de tomate de árbol comienzan a crecer.

Recuerda que el tomate de árbol es una planta que requiere cuidados y atención, especialmente en sus primeras etapas de crecimiento. A medida que las plantas vayan creciendo, asegúrate de proporcionarles un soporte adecuado para que puedan trepar y crecer verticalmente.

Con estos sencillos pasos, podrás guardar las semillas de los tomates de árbol maduros y utilizarlas para cultivar esta deliciosa fruta en tu hogar de forma continua. ¡Disfruta de los beneficios de tener tomates de árbol frescos y sabrosos siempre a mano!

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es el tomate de árbol?

El tomate de árbol es una fruta originaria de América del Sur, con forma parecida a un tomate y sabor dulce.

2. ¿Cómo se cultiva el tomate de árbol en casa?

El tomate de árbol se puede cultivar en macetas o directamente en el suelo, en un lugar soleado y con riego regular.

3. ¿Cuánto tiempo tarda en crecer el tomate de árbol?

El tomate de árbol tarda aproximadamente de 8 a 10 meses en crecer y dar frutos.

4. ¿Cuáles son los cuidados necesarios para el cultivo de tomate de árbol?

Relacionado:Las mejores plantas para áreas sombreadas y soleadasLas mejores plantas para áreas sombreadas y soleadas

Es importante mantener el suelo húmedo, fertilizar cada 2-3 meses y podar las ramas secas para estimular el crecimiento.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cultivo de tomate de árbol en casa: pasos y consejos para el éxito puedes visitar la categoría Cultivos de hortalizas.

Daniela Ortiz:

Soy Daniela, una agricultora innovadora y emprendedora. Después de estudiar agronomía en la universidad, decidí aplicar mis conocimientos a mi pasión por la agricultura. Ahora tengo mi propio huerto ecológico donde cultivo frutas y verduras de alta calidad y trabajo para promover la agricultura sostenible y la alimentación saludable.

Mira también:

Subir

Utilizaremos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Seleccione aceptar para continuar navengando. Ver más información